Sobre Trina Padilla de Sanz: La hija del Caribe

i6- Oleo de Jose Oliver

Trina Padilla de Sanz: Óleo de José Oliver

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Trina Padilla de Sanz: La hija del Caribe

Biografía de “Trina Padilla de Sanz”

Prosista y poeta de tendencias modernistas, cuyo seudónimo era La Hija del Caribe. También, fue pianista y educadora. Era conocida por sus tertulias musicales y literarias. Fue ferviente activista de los derechos de la mujer puertorriqueña.

Nació en febrero de 1864 en el municipio de Vega Baja. Fue su padre el afamado poeta José Gualberto Padilla, El Caribe, por el que adoptó el seudónimo de La Hija del Caribe. Recibió su educación primaria de tutores y luego asistió al Liceo Ruiz Arnau de Arecibo, donde estudió música. Continuó sus estudios musicales en el Conservatorio de Madrid.

En el entorno familiar, surgió su interés por la literatura. Editó la poesía de su padre a la muerte de éste, la cual recogió en los poemarios Rosas de pasión y En el combate, publicados ambos en 1912. En cuanto a su obra, siguió la corriente modernista, movimiento que buscaba una renovación formal y espiritual de la expresión literaria. Sin embargo, sus escritos presentan, a su vez, aspectos aún románticos. Uno de los temas que cultivó fue la afirmación cultural mediante el canto a la lengua o al puertorriqueño, particularmente del jíbaro.

Publicó su primer libro titulado Rebeldía en 1918, en el que recoge una serie de textos tanto en prosa como en verso. Más adelante, en 1926, publicó De mi collar, considerada por muchos estudiosos como su principal y mejor obra. Esta obra, a su vez, se llegó a utilizar como lectura suplementaria en las escuelas del País. Por último, publicó el poemario Cálices abiertos (1943).

Escribió artículos de una gran variedad de temas que se publicaron en varios periódicos y revistas de la época tales como: Puerto Rico Ilustrado, la Revista de Artes y Letras, El Mundo, El imparcial, entre otros. Redactó el capítulo titulado “La mujer puertorriqueña”, incluido en El libro azul de Puerto Rico, una recopilación de escritos publicada en 1923 sobre la situación de la Isla durante los primeros 25 años de colonización de Estados Unidos. También fue una sufragista comprometida, de ideas liberales, que perteneció a la Asociación Puertorriqueña de Mujeres Sufragistas creada en 1925.

Recibió varios premios del Ateneo Puertorriqueño y en la Feria de Ponce, su poema “La mujer”, fue galardonado. Además, su obra fue enaltecida en varias revistas de literatura internacionales.

Durante sus últimas décadas de vida se estableció en Arecibo, donde fundó el Colegio de Hermanas del Espíritu Santo. Murió en este municipio el 26 de abril de 1957.

Trina Padilla de Sanz, en Enciclopedia de Puerto Rico, Recuperado el 11 de diciembre de 2015 en: http://www.enciclopediapr.org/esp/article.cfm?ref=09081303

Trina se ve de frente al piano (madura)
Trina Padilla de Sanz frente al piano

De la Hija del Caribe a Julia de Burgos*

Luis LLoréns Torres ,  llevo a Julia  en el 1939,  a visitar en Arecibo la casa de su amiga, Trina Padilla, La Hija del Caribe . Ese día Julia  le dedicó a Trina su libro :  ” A Doña Trina Padilla de Sanz , La Hija del Caribe,  prócer de la dignidad y el pensamiento de esta tierra. con mi mayor estimación y simpatía intelectual , La autora.” Arecibo- 1939
 No nos debe extrañar ese encuentro,  por la  casa de Trina pasaban escritores, músicos, políticos  reconocidos tanto del patio como a nivel internacional, algunos de ellos fueron  Gabriela Mistral, Carlos Gardel etc.
Ambas  militaban en el Partido Nacionalista ,  Trina nace en el 1867- y Julia 1914 , aunque Trina tenía cuando se conocieron  72 años , y Julia tan sólo  25 años  a había sorprendido y deslumbrado con su poesía  ,  (Trina le  llevaba 47 años de diferencia ) pero existía una clara y profunda  identificación en el amor por la patria, por la poesía, por la belleza,  se admiraban mutuamente y como escribió Nilita Vientos a la muerte de Trina en el 1957, ” aunque murió  anciana, nunca fue vieja. “
 ———-

Te admiro Julia de Burgos: he leído tus versos

si hay quien no los entienda los he entendido yo
tus versos son audaces, y por eso te admiro.
Si te atacan los necios y censuran, yo no.
Son versos insólitos, algo nuevo, exquisito
con rabias de amapolas y sonrisas de sol.
Y por eso te digo que te aplaudo y te admiro
porque eres una aurora completamente inédita,
completamente virgen, y te lo digo yo.
Hembra fuerte y fecunda curtida en mis labores,
desdeño los prejuicios hipócritas, y soy
si mística y romántica para el deber, heroíca,
interpreto a Beethoven y a Chopin con amor,
leo a Hugo y a Shakespeare, a Cervantes, a Zola
y con la luz del alba me ves ante la lumbre
joyante y luminosa de mi humilde fogón.
Al tocar a mi puerta temblando el infortunio
tomé de mi barquilla el remo y el timón,
y por eso te admiro, porque eres sana y fuerte
y presentas el alma desnuda como yo.
De Isabel y Teresa, de Juana y de Cornelia
propago las virtudes y obrera en el trabajo
laboro por la patria, y por mirarla libre
diera mi corazón.
Odio lo vil, lo infame, la traición, la calumnia,
y doquier que siento gemidos de dolor
con mis penitencias tocas y mis plegarias
acudo presurosa y al niño y a la estrella y a la nube y a la rosa
y al arte y al poema adoro con pasión.
En tus versos descubro nuevo nacer de auroras
inusitada cuerda de bronce que enlazo
en mi lira “El Caribe”, tu antepasado ilustre
y como él la patria la defiendes tú y yo.
Canta nueva poetisa con tu astro sublime
porque eres como dices y como tú soy yo.
La Hija del Caribe
En Arecibo y en marzo de 1938.
*Datos y fotos provistas por la escritora puertorriqueña Elsa Tió.
Angel y La hija del Caribe 1900
Trina Padilla de Sanz y su esposo

 

Anuncios